La doctora Lamas asegura que el error se debió a la presión