El juez infiere que antes de que se enviara el fax, ya había un permiso para abrir la caja con los huesos