La policía confirma que no se encontró sangre en el coche de Bretón