Sánchez de Puerta trata de poner en duda la custodia de las pruebas