Serafín Castro, el jefe de la investigación del caso Bretón, no duda de la culpabilidad del padre