Los huesos se quedaron en el despacho del jefe de la brigada de policía científica