El Tribunal Superior considera que la cadena de custodia de los huesos es correcta