En su visita a prisión, Ruth le dijo a Bretón que no creía que había perdido a los niños