Castro tapió las ventanas de su casa para esconder la realidad