El comportamiento de Bretón ha cambiado tras descubrirse que los restos encontrados son humanos