Las contradicciones de Antonio Fernández, asesino del menor de Málaga