El contrainforme de Bretón asegura que los menores pudieron llegar al parque