El descuartizador de Majadahonda, tranquilo en prisión de Navalcarnero