Los empleados de la autoridad portuaria no reconocen a los acusados del crimen de Diego Pérez