Un trabajador de la noche asegura que una semana antes el encargado de las entradas le dijo que habían vendido 16.000