La familia de Bretón, en el banquillo