La familia del descuartizador de Majadahonda asegura que se negaba a medicarse