Las familias de los montañeros fallecidos, indignados por la pasividad marroquí