La fiscalía niega la existencia del vídeo grabado a bordo del avión siniestrado