Los puntos flacos de la declaración de Francisco Javier