Frío, altivo y sin remordimiento: así es David Oubel, el parricida de Moraña