G. Carbonell, liberado tras la abolición de la doctrina Parot, detenido por la muerte de una mujer