La Guardia Civil cree que el descuartizador no planeó el asesinato