La hipótesis de la huida voluntaria cobra fuerza en la desaparición de Diana Quer