El hospital de Düsseldorf ya ha entregado a la fiscalía el historial clínico de Lubitz