Unas huellas, claves en el crimen de Almonte