Indignación ante la decisión de un juez que permite a un padre acusado de asesinar a su mujer visitar a su hijo