El Informe del Instituto Nacional de Toxicología certifica que las edades de individuos incinerados es de 6 y 2 años