En el interior del Madrid Arena había cinco miembros de seguridad posicionados en los accesos