La defensa intenta demostrar que Triana sufrió acoso laboral por parte de I. Carrasco