El juez cree que no se presionó a Montserrat González para que confesara