El jefe de estudios y el psicólogo reconocieron que estaba al tanto de los hechos desde hacía 7 años