El abogado de Bretón niega que su cliente sepa el paradero de los niños