El juez cree que la hoguera es una pista falsa