Katrin aseguró a su entorno que Lubitz se había vuelto controlador y obsesivo