Tras hacerse pública la carta de Bretón, su madre lloraba amargamente con las vecinas