La versión de Bretón, desmontada por sus gestos