La ley general presupuestaria dice que nadie puede acceder a contratos de la administración si tiene deudas con el Estado