Andreas Lubitz estudió días antes de la tragedia cómo estrellar el avión