Los abogados de la víctimas califican el Madrid Arena de ratonera