El abogado de Samuel sostiene que no hay pruebas para condenar a su cliente