El abuelo de Marta desconocía que una vidente había buscado a su nieta