Francisco Javier aconsejó a los procesados y al menor de edad la forma de ocultar el cadáver