Contradicciones entre la sentencia del Cuco y la de Miguel