El Cuco y el taxista sitúan a Francisco Javier en la escena del crimen