Una empresa pública entrará en las zonas donde pueda remover la tierra