La policía científica ha encontrado huesos de cráneo fácilmente identificables