La policía no halla restos en ninguno de los puntos calientes