El Tribunal Supremo considera ilógicos algunos razonamientos de la sentencia de Samuel Benítez