Los médicos no pudieron mantener con vida a Camila, un bebé de ocho meses